Quien Somos

 

Hermanos, amigos, colegas, ex compañeros de equipo, pero especialmente genoveses.

Esta historia tiene mucho de Génova. Génova es extraña y, como todas las ciudades, tiene su lado oscuro; pero a diferencia de otras, no se avergüenza de ello y lo exhibe con orgullo; colocándolo en el centro urbano: los caruggi. Esas estrechas callejuelas son la síntesis de las contradicciones que habitan esta ciudad: irresistible y repulsiva; hermosa y descuidada; fuerte y frágil; buena y hostil.

Génova no tiene término medio, quien nació o ha vivido aquí lo sabe: Génova se ama o  se odia. Nosotros hemos decidido amarla. Y es precisamente aquí donde empezamos nuestro proyecto.

Nació como un sueño, y pasó de ser una simple idea hasta tener una forma precisa, una dirección concreta:  Piazza Invrea 3R.

No fue fácil, no fue rápido, requirió compromiso, constancia y esfuerzo; además, de la energía de todos nosotros, y no solo eso. En estos meses de gestación y de dificultades encontramos el apoyo de tantas personas. Especialmente, el soporte de Nunzia y Raffaele, Marina y  Sandro, Pedra y Jose, pero también de viejos amigos y de los nuevos que hemos encontrado gracias a este proyecto.

Esto es Osteria le Colonne.

VITTORIO

Socio y Chef

Se graduó en el Instituto Marco Polo en Génova. Trabajó durante sus años de liceo con Roberto Carani y Gianni Malagoli. Al poco tiempo de graduado, decidió irse a Francia para explorar la tradición culinaria fundada por Paul Bocuse. Durante esa experiencia, en la cual tuvo la oportunidad de trabajar en dos restaurantes con estrellas Michelin, aprendió los fundamentos de la cocina francesa: primero, bajo la guía de Pierre Orsi; más tarde, de Patrick Henriroux.

Después de esos cuatro años, se va a Australia. Allí, gracias a su trabajo, descubre lugares como Melbourne, Magnetic Island y Perth.

En ese país, además de adentrarse en el mundo culinario anglosajón se acerca al asiático; que lo fascina lo suficiente como para inducirlo a aceptar un trabajo  en Singapur. Durante tres años descubrió nuevas técnicas de preparación y adquirió las bases del mundo culinario asiático.

De vuelta en Italia comenzó a trabajar con Ignazio. Descubrió que disfruta trabajar con su hermano. Meses más tarde fue invitado a participar en la apertura de un nuevo restaurante en Trentino. Durante dos años tiene la posibilidad de trabajar con productos locales y de mejorar las técnicas de preparación con el máximo respeto de la materia prima.

Regresó a Génova con un sueño: abrir un restaurante con sus hermanos.

Su pasión: trabajar la madera.

IGNAZIO

Socio y Chef

Egresado del Instituto Marco Polo comenzó su carrera profesional en algunos de los lugares iconicos de la restauración genovesa.

En 1999 se mudó a Inglaterra donde maduró experiencias, entre las que cabe destacar la de los restaurantes con las estrellas Michelin. Después de pasar cuatro años en Inglaterra se mudó a España donde ocupó el cargo de chef ejecutivo de una importante compañía inglesa.

Después de dos años regresa a Italia y se adentra en nuevas técnicas de cocina molecular. En 2009 trabaja en el más prestigioso restaurante de Albania como chef ejecutivo, en donde no solo usará y consolidará todos los conocimientos adquiridos hasta ese momento, sino que enriquecerá su cultura culinaria pues probará y aprenderá los platos de la tradición balcánica.

La experiencia en los Balcanes durante esos cinco años le permitirá establecer contactos en el mundo agroalimentario y trabajar como consultor en proyectos de desarrollo agro-gastronómico sostenible.

Cuando Vittorio propuso compartir su sueño, no dudó.

Lo más importante: su familia.

MICHELE

Socio y Chef

Pseudonimo: Cubo. Està tan acostumbrado a el que si le llaman Michele no se da la vuelta.

Egresado del Istituto Alberghiero Marco Polo en Génova, comenzó su carrera profesional en los mejores restaurantes del ambiente culinario genovés, hasta llegar a un local en el centro histórico de Génova, que lo cautivó. Diez años más tarde, esa pasión estaba intacta al punto de involucrar a sus mejores amigos para abrir este nuevo restaurante en ese local donde la arquitectura y la cocina hacen un maridaje perfecto para el disfrute.

Durante esos diez años madura experiencias, entre otras, en la Buca di San Matteo y en el Cenobio dei Dogi que le permite profundizar sus conocimientos culinarios relacionados con la tradición regional ligure.

En los últimos cinco años se embarca y trabaja como jefe de cocina en yates de lujo tanto italianos como extranjeros. Ahí tendrá la oportunidad de fusionar tradición e innovación en una alquimia única.

Su pasión: el bosque y sus frutos

ANTONIO

Socio y anfitrion 

Pseudonimo: Campa. Cree que la vida sea una colección de errores, cada uno tiene que escoger los que quiere hacer.

Después de graduarse en Economía en la Universidad de Génova se muda a Guatemala por tres años y trabaja en el campo de la cooperación internacional. Regresó a Italia en 2006 y comenzó a trabajar como Gerente de Área de Exportación. Labor que ejerce en los últimos trece años para diferentes empresas.

Viajes y deporte son las dos grandes constantes de su vida. Son precisamente los viajes y el deporte lo que le permitió comprender que las culturas de diferentes países están mucho más cerca de lo que a menudo parecen.

Cuando Vittorio le propuso compartir su sueño, no dudó.

Su pasión: las vacaciones deportivas.

IRENE

Maître

Nació y creció en el interior de Liguria, donde la abuela cultiva frutas y verduras “como se hacía en el pasado” y la mamá prepara pasta fresca y pan en casa. En este ambiente lleno de aromas y sabores genuinos crece su pasión por el mundo de la cocina. Graduada en el Istituto Alberghiero Marco Polo de Génova se especializa en cocina natural y dietética.

Trabajó durante dos años en las cocinas de varios restaurantes y luego, casi por accidente, descubrió detrás del mostrador del bar el placer de atender personalmente al cliente.

Es en el bar donde encuentra el fascinante mundo del café, al cual permanece unida durante siete años, primero en cafés de Génova, luego, en una corta y agradable experiencia, en Sicilia y, finalmente, durante dos años llenos de nuevas ideas, en Alto Adige.

Con ganas de aprender algo nuevo, deja el espacio del bar para disfrutar del ambiente integrador del restaurante. Desde la perspectiva de la sala vuelve a su espacios de la cocina, allí estudia los platos y trata de describírselos a los comensales, transmitiéndoles la importancia de cada ingrediente y la magia que despliega cada chef en la elaboración de un plato. Gracias a este nuevo rol nace un “nuevo amor”: el vino.

Su pasión: el tenis.